LEYES LABORALES PANAMEÑAS

Trabajadores

El sistema laboral panameño está fundamentado en una legislación que data de 1972, con ciertas modificaciones a lo largo de los años. En síntesis, crea una desigualdad jurídica a favor del trabajador para contrarrestar la desigualdad real entre el patrono y el colaborador. En este sentido,  se observa el porqué de algunos principios rectores tales como: La carga de la prueba corresponde al Empleador. Es decir, el empleador deberá sustentar,  a través de documentación y otros medios lo que alega, a diferencia del trabajador, para el cual sólo le bastará con anunciar o referirse a tal o cual hecho.

Una vez que un trabajador es contratado, empieza a acumular derechos, los cuales se traducirán en valor económico a la hora de la terminación de la relación de trabajo. En otras palabras, cuando decidan que tal o cual colaborador no debe continuar en la empresa, este tendrá derechos a sumas de dinero adicionales a su jornada regular.

A fin de dar una idea aproximada de los montos en derechos adquiridos y otros valores a favor de un trabajador que es despedido sin los requerimientos de Ley, tenemos el siguiente ejemplo:

Si se contrata un empleado con un salario de 1,000 mensuales. Luego de una evaluación de 12 meses completo, se decide que este señor no cumple con las metas establecidas en ventas de la empresa. La empresa deberá pagarle el día de su salida la suma total de: $2,591.74, lo cual incluye derechos adquiridos, último salario y otros.

Ahora bien, debemos admitir que el manejo de los contratos, despidos, reglamentos no son fáciles de manejar y aplicar, por lo que siempre se recomienda un profesional especialista en la materia, a fin de proteger los intereses de la compañía.